Mostrant articles per etiqueta: Espiral emprende
Divendres, 18 Març 2016 17:50

Educando nuevos emprendedores

Existen tres circunstancias que están cambiando el mundo, tal como lo conocemos:

1.    El desarrollo acelerado de las tecnologías digitales.

2.    La explosión demográfica y su movilidad territorial.

3.    El consumo desmedido de los recursos naturales y el cambio climático.

Nos movemos hacia un entorno cambiante, digital, globalizado y con mucha inteligencia artificial.

En este contexto es importante que nos preguntemos cómo debe ser la escuela que forme a nuestros hijos, ya que la sociedad del siglo XXI necesitará personas capaces de adaptarse a cambios vertiginosos y de aprender por sí mismas.

En los últimos seis años se han realizado importantes cambios metodológicos y curriculares para homologar los sistemas educativos y adaptarlos al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) implantando, lo que comúnmente se llama, el Plan Bolonia.

Por otra parte, el 25 de septiembre del año pasado, la ONU publicó la Agenda 2015-2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y entre los objetivos que se plantea, el 4º (la educación de calidad), tiene un papel destacado:

“El objetivo de lograr una educación inclusiva y de calidad para todos se basa en la firme convicción de que la educación es uno de los motores más poderosos y probados para garantizar el desarrollo sostenible. Con este fin, el objetivo busca asegurar que todas las niñas y niños completen su educación primaria y secundaria gratuita de aquí a 2030. También aspira a proporcionar acceso igualitario a formación técnica asequible y eliminar las disparidades de género e ingresos, con el fin de lograr acceso universal a educación superior de calidad”

Hoy sabemos que la educación del futuro debe ser disruptiva, abierta, personalizada, interactiva, tecnológica, flexible, experiencial, creativa, comprometida y emocional.

Los cambios metodológicos que se están aplicando actualmente en esta dirección, entrenan al estudiante en el trabajo por proyectos, en el desarrollo de competencias transversales, en la inclusión de las tecnologías digitales, en la flipped classroom (o clase invertida), en el trabajo colaborativo, la búsqueda de motivación intrínseca y la interrelación con el entorno.

La razón por las que se están aplicando todas estas formas de trabajar en las aulas, se debe a que existe una relación directa entre las metodologías de enseñanza que utilizamos y los  valores y competencias que estas metodologías generan, es decir: entre la forma de enseñar y lo que los alumnos aprenden.

La educación debe encontrar una equidistancia entre el funcionamiento de la sociedad democrática en la que vivimos, las metodologías que proponen los planes educativos y las formas habituales de gestionar el  conocimiento por parte de profesores y estudiantes a través de las modernas tecnologías de información y comunicación (T.IC.). Pero nunca encontraremos esta equidistancia si los alumnos, en su trayectoria, no llegan a empoderarse de sus estudios.

Los proyectos emprendedores, como ninguna otra forma de enseñanza, ubican al estudiante en el centro de todos estos aprendizajes, ya que desarrollan competencias estratégicas que los preparan para interactuar con la sociedad y el mercado laboral que les espera.

Y por eso creemos que es tan importante la inclusión de proyectos emprendedores en las aulas ya que llevan, en su propio ADN, las claves metodológicas de la educación del futuro.

 

 

Publicat a Espiral Emprende
Dimarts, 08 Març 2016 14:13

Emprender & Creatividad

Desde el famoso TED de Ken Robinson, amado y odiado a partes iguales, la “creatividad” ha irrumpido en el terreno educativo no con poca controversia.

Por mi experiencia trabajando con docentes y estudiantes, puedo afirmar que la gran mayoría estamos creativamente bloqueados. Vivimos en un sistema educativo que promueve la ZBL, y son aquellas escuelas que se atreven a ir más allá definiendo su propio camino, las que están liderando la revolución educativa actual.

La creatividad nos permite resolver problemas, nos hace más libres, más autónomos, más tolerantes y aumenta la autoestima. Las personas que se consideran creativas, tienen menos miedos, más flexibilidad y capacidad de aprendizaje continuo. Los creativos desarrollan unas herramientas que los preparan para el contexto VUCA (líquido).

David Kelley lo denomina “confianza creativa”. Las claves son:

  • Crear sin miedo al fracaso.
  • Auto-confianza.
  • Empatía radical.
  • Vencer las fobias.
  • Positividad.

El desarrollo de proyectos emprendedores en la educación, más allá de los resultados finales (producto), son procesos de aprendizaje que refuerzan la confianza creativa en diversos aspectos:

  • Como todo emprendedor, hay que creer en un sueño, en una idea más o menos utópica que mueve y motiva al equipo.
  • Crear algo y defenderlo te refuerza la confianza, en ti mismo y en tu equipo. Y superar las dificultades es una oportunidad de crecimiento.
  • Parten de la empatía: ya se a través de un problema, el trabajo de una oportunidad o tendencia, o bien entendiendo las necesidades y expectativas de los clientes.
  • Tanto el miedo a generar ideas disruptivas, como a colaborar, a testear un prototipo o a presentar en público. Los proyectos emprendedores nos sacan de la zona de confort.
  • En todo el proceso se debe trabajar en positivo, especialmente si es en equipo.

Con los proyectos que mostraremos en la III Jornada de Emprende Espiral, queremos dar visibilidad a equipos que buscan transformar el entorno a través de generar valor económico, social o educativo. Cada equipo será un ejemplo del valor de las ideas como motor del cambio. Un cambio singular y auténtico, que sale de los cauces marcados para explorar sendas inciertas que apuntan el futuro de la educación y la sociedad líquida.

Desde los más pequeños, a los mayores, veremos un hilo que los conecta: la confianza creativa de aquel que ha tenido una idea, la ha moldeado para construir algo de lo cual está orgulloso y que quiere compartir con todos nosotros. 

Publicat a Espiral Emprende